Tipos de castillos según su función principal

[ 0 ] | Carmen Márquez

Torre de Londres

Aunque prácticamente a toda fortificación con torres y murallas la llamamos “castillo”, no siempre es éste el término más adecuado. No sólo su apariencia y dimensiones varía según observemos distintas épocas y distintos países, también el objetivo con el que fueron construidos y el lugar elegido para su emplazamiento ponen su granito de arena a la hora de denominarlos de una u otra manera.

Si hablamos principalmente de función, en líneas generales podemos encontrar los siguientes tipos de castillos:

– Castillo

Si cuenta con una Torre del Homenaje y ésta se encuentra protegida por una muralla, la construcción ya puede denominarse “castillo”. “Castillo” es el término más común para este tipo de fortificaciones defensivas. Lo habitual es que cuente también con un patio de armas.

– Fuerte o Fortaleza

Si un recinto pequeño cuenta con elementos defensivos impresionantes y puede llegar a considerarse inexpugnable, se utiliza la denominación “fuerte” o “fortaleza” para designarlo. Puede formar parte de un complejo mayor o estar aislado con la función de proteger un lugar de paso concreto.

Ejemplo de fortaleza: El Fuerte de Santa Teresa

– Ciudadela

Construida también con objetivos defensivos, esta construcción fortificada se levanta dentro de la ciudad amurallada como lugar de refugio último en caso de asedio. Desde ella también se espera defender el arsenal de la ciudad. También se conoce como Alcazaba.

Ejemplo de ciudadela:  La ciudadela de Salah Ed-Din

– Palacio fortificado

Pensado principalmente como residencia de los más ilustres, cuenta también con elementos defensivos destacables. También se conoce como Alcázar.

Ejemplo de palacio fortificado: El castillo de Leeds

Por otra parte, los castillos también pueden ser clasificados según el lugar en el que hayan sido construidos. Puedes leer sobre dicha clasificación en:

“Tipos de castillos según su emplazamiento”

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Información





Deja tu comentario