Prisiones en las torres del Castillo de Praga

[ 0 ] | Miriam Marti

Entrada al castillo de Praga

El castillo de Praga cuenta con varias torres que antaño sirvieron, además de elementos defensivos de la fortaleza, como prisiones. Es por esto que existe un sinfín de leyendas que arropan la existencia de estos grandes brazos del castillo alzados al cielo.

Quizá una de las más famosas sea la Torre de la Polvora, o torre Mihulka. Creada en el siglo XV, era un engranaje más de la máquina defensiva en torno al castillo. Pero además de esto, la torre sirvió como prisión, como vivienda del que posteriormente la reconstruiría tras el incendio de 1541 y como torre de alquimia bajo el reinado de Rodolfo II. No obstante, el último papel de esta fue el de guardar pólvora, de ahí su nombre actual.

La Torre Negra es una de las más antiguas del castillo (1135). Situada en la entrada del mismo, su nombre viene dado por el estado en el que quedó tras el incendio de 1541. Ésta también fue usada como prisión, no obstante, en ella se confinaban presos con algunos privilegios mayores a los comunes; y es que aquí se encarcelaba a los deudores, mejor considerado que otro tipo de presos.

La Torre Daliborka fue la más famosa de las cárceles emplazada en una de las torres de palacio. El hombre de la misma es debido a uno de sus primeros prisioneros, Dalibor de Kozojed.

La Torre Blanca, situada en el oeste del Callejón del Oro, también fue una prisión pero para nobles de alta cuna, deudores y algún que otro criminal de gran relevancia, como Katerina de Lazany, la cruel asesina que mató a 14 personas y que murió olvidada tras los muros de esta torre sin agua ni comida.

Esta es una muestra de que las enormes y preciosas torres del castillo un día guardaron historias horribles tras sus muros. Millones de personas perdieron sus vidas dentro, sufriendo las más espantosas torturas.

Para saber más: otros castillos en la República Checa

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Castillos en Europa





Deja tu comentario