El Castellum romano y la derivación de nuestro castillo

[ 1 ] | Frank Castle

Castellum Castrum

En algunos artículos anteriores os he hablado de la Historia de los Castillos, de etapas por las que han pasado, de los cambios que se han podido ir observando con el paso de los siglos en sus formas y diseños, pero no muchos conocen el origen del término “castillo”.

Los castillos no datan de la época romana ni mucho menos. De hecho, incluso en el Neolítico se construían fortificaciones en las colinas a fin de defenderse, la gran mayoría de ellas construidas en adobe y algunas con empalizadas y fosos. Lo que nosotros conocemos como castillos, con la forma que todos nos imaginamos, datan del siglo IX, época ésta en que adquirieron los dos valores principales por los que se identifican: por un lado, su valor estratégico militar y por otro su función política de gobierno.

Por tanto, los castillos romanos, en este sentido, no deberían considerarse como tales. Curiosamente, sin embargo, el término en sí, procede del latín “Castellum“, forma diminutiva de “castrum“, cuyo significado podría traducirse como ‘pequeño campamento fortificado‘. Estos castrum eran en época romana unos pequeños poblados convertidos en fuertes, de forma rectangular y con dos caminos principales que se cruzaban en el centro, llamados ‘Cardo maximus‘ de norte a sur, y ‘Decumanus maximus‘ de este a oeste, diviendo así el terreno en cuatro partes exactamente iguales. El foro quedada de este modo en el mismo centro del castrum, allí donde ambos caminos se cruzaban, mientras que cada una de las cuatro salidas se cerraba con portales.

Estos castrum se edificaban en altura, en pequeñas colinas, a fin de poder defender y dominar los terrenos circundantes, y se comenzaron a construir en los territorios que iban conquistando en la expansión del Imperio Romano hacia el Mediterráneo.

A pesar de servir para la defensa, su diseño y construcción era bastante rudimentario y muchos de ellos estaban construidos en madera, aunque en épocas más tardías del imperio se pasaron a construir en piedra como ocurrió con los “Limes” en Alemania. Precisamente en los limes llamaban castellum al pequeño fortín que se construía en el interior y que servía de torre vigía.

Tras el auge de los bárbaros del norte y el declive del Imperio Romano, poco a poco se irá dibujando un mapa político en Europa en el que los grandes señores pugnaban entre sí por la posesión y dominio de los diferentes territorios, lo que propició una mejores en las defensas de cada lugar y por ende, en las construcciones militares.

Fue así como empezaron a construirse los primeros castillos, propiamente dichos, allá por el siglo IX.

Pero queda dicho que, a pesar de que el inicio de la construcción de castillos quede datado en este siglo, el origen del término castellanizado “Castillo”, proviene del latín “Castellum”.

 – Más información:

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Información





Comentarios (1)

Comentarios RSS Feed

  1. Cosme Abenamir dice:

    No encuentro ningún enlace para poder profundizar en la descripción de las partes de las fortificaciones de los campamentos romanos

Deja tu comentario